Ni los balances catastrofistas ni los diagnósticos complacientes nos ayudarán a sortear los desafíos que este año plantea a la economía mexicana y al sector industrial. Todo el esfuerzo modernizador emprendido, todo el trabajo desplegado para mantener un ambiente estable e impulsar la competitividad nos obligan a mantener el paso y las acciones emprendidas.

Hay avances y fortalezas indiscutibles. El despegue del sector exportador, el superávit primario en las finanzas públicas, el restablecimiento del control de la deuda pública, la solidez del esfuerzo realizado para adaptar el TLCAN a las nuevas circunstancias, el interés por diversificar mercados externos, la creación de fuentes de trabajo y los resultados ofrecidos por la Reforma Energética en materia de inversiones y empresas nos obligan a redoblar esfuerzos para mantener el rumbo en un año en el que habrá elecciones y el cierre de un ciclo sexenal.

 

 

VER ARTÍCULO COMPLETO

 

 

Siguenos En

   AIEMAC Michoacan

@AIEMACPdte

  AIEMAC Bolsa de Trabajo